Durante el periodo 2005-2015, los precios de viviendas y terrenos en la Ciudad de México tuvieron un crecimiento acumulado de 116% y 147%, respectivamente.  El comportamiento de estos segmentos muestra que el mercado inmobiliario mantiene un ritmo muy dinámico y que éste está incluso por encima de la inflación, misma que, durante el mismo periodo, alcanzó un crecimiento acumulado de 53%.

El índice de precios de los terrenos ha tenido dos marcados repuntes: el primero en 2010 y el segundo desde 2013, mismos que lo han llevado a estar por encima del nivel de precios de vivienda. Hasta 2009, la evolución de ambos era muy similar (7% en promedio anual) y posteriormente  los precios de los terrenos aumentaron en promedio al 11.2%  anual mientras que los de la vivienda lo hicieron en 8.7%. El final, el resultado muestra una tasa anual media de crecimiento (TAMC) para todo el periodo de 9.5% para los primeros y de 8.0% para las segundas.